jueves, 25 de septiembre de 2014

La vieja y sabia lechuza


Hace años, un autor anónimo escribió un breve poema sobre los méritos de medir nuestras palabras:
Una vieja y sabia lechuza estaba posada en un roble, / Cuanto más veía, menos hablaba; cuanto menos hablaba, más escuchaba. / ¿Por qué no podemos ser como esa vieja y sabia ave?
Hay una conexión entre la sabiduría y el limitar lo que decimos. Proverbios 10:19 declara: «En las muchas palabras no falta pecado; mas el que refrena sus labios es prudente».
Somos sabios si cuidamos qué y cuánto decimos en determinadas situaciones. Es importante refrenar nuestras palabras cuando estamos enojados. Santiago exhorta a los creyentes: «… todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse» (Santiago 1:19). Medir lo que decimos también puede mostrar reverencia a Dios. Salomón señaló: «… Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras» (Eclesiastés 5:2). Cuando los demás están angustiados, estar con ellos y en silencio puede ayudar más que expresar muchas frases compasivas: «… ninguno le hablaba palabra, porque veían que su dolor era muy grande» (Job 2:13).
Aunque hay un tiempo para estar callado y otro para hablar (Eclesiastés 3:7), decidir hablar menos nos permite escuchar más.
Que tus palabras sean mejores que el silencio; de lo contrario, no hables.
~~~~~~~~~~~~~~~

No hay comentarios:

Publicar un comentario