miércoles, 28 de enero de 2015

Batallando con las Distracciones.

Aportacion de: Ben Ayala


Todos los días, recorro el mismo camino para ir a la ciudad y volver a casa, y siempre veo una cantidad alarmante de conductores (as) distraídos (as). Por lo general, están hablando por teléfono o enviando mensajes, pero ¡también he visto algunos que leen el periódico, se maquillan o comen cereales mientras tratan de maniobrar un auto a más de 120 kilómetros por hora! A veces, las distracciones son breves e inofensivas, pero, en un vehículo en movimiento, pueden matar.

En ocasiones, las distracciones pueden afectar nuestra relación con Dios. Así se sintió Jesús en cuanto a su amiga Marta, ya que ella «se preocupaba con muchos quehaceres» preparando la comida (Lucas 10:40). Cuando Marta se quejó de que María, su hermana, no la ayudaba (al parecer, por su devoción a Cristo y sus enseñanzas), Jesús le dijo: «Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada» (vv. 41-42).

Marta tenía buenas intenciones al desenfocarse, pero estaba desaprovechando la oportunidad de escuchar a Jesús y disfrutar de su presencia. El Señor merece nuestra devoción más profunda, y Él es el único que puede capacitarnos plenamente para evitar cualquier distracción en la vida.


Si quieres sentirte miserable, 
                                              mira hacia adentro;  

Si quieres sentirte distraído, a tu alrededor;
  
Si quieres sentirte pacífico, hacia arriba.
~~~~~
~~~
~

No hay comentarios:

Publicar un comentario