miércoles, 4 de mayo de 2016

Nuestra primera acción siempre debe ser consultar a Dios.

Aportacion de: Ben Ayala
***************

El rey David se enfrentaba a un enemigo conocido. 

Años antes, había derrotado a Goliat, el principal guerrero filisteo, matándolo de un piedrazo (1 Samuel 17). 

Ahora era monarca de Israel, ¡y los filisteos aparecieron otra vez! 

Oyeron que él era el rey y decidieron atacar (2 Samuel 5:17).

¿Qué es lo primero que hacemos cuando aparece un problema? Podemos entrar en pánico, planificar… o hacer como hizo David: orar. «Entonces consultó David al Señor» (v. 19), y Dios lo guió.

David tuvo que pelear dos batallas contra los filisteos: una en Baal-perazim y la otra en el valle de Refaim.

Hizo bien en consultar a Dios porque, en estas dos batallas, se aplicaron estrategias diferentes.

En la primera, el Señor triunfó exclusivamente con su poder: «Quebrantó el Señor a mis enemigos», registró David (v. 20).

En la siguiente, Dios le dio a David un plan de acción, y cuando el rey lo implementó, los israelitas vencieron (vv. 23-25).
__________|__________

Todos los días enfrentamos muchos desafíos. Aunque no hay una respuesta que se aplique a todo, nuestra primera acción siempre debe ser consultar a Dios

A medida que el Señor nos vaya guiando, podemos confiar en Él.

Entonces, ya sea que la victoria llegue a través de su intervención milagrosa o mediante su guía, toda la gloria es para Dios.

Para estar firme ante cualquier desafío, pasa tiempo de rodillas.
*****
***
*

No hay comentarios:

Publicar un comentario