sábado, 5 de noviembre de 2016

Es mejor escuchar las suaves palabras del sabio....


~ ~ ~

Hace poco, el esposo de una amiga muy estimada, escribió en una red social: «Diría muchas cosas más por la web si no fuera por esta vocecita que me incita a no hacerlo. Como seguidor de Cristo, uno podría pensar que esa voz es el Espíritu Santo. Pero no, no es así. Es mi esposa».

~ ~ ~
Aportacion de: Ben Ayala

La sonrisa que esto genera viene acompañada de una sobria reflexión: las advertencias de un amigo pueden reflejar la sabiduría divina. Eclesiastés 9 afirma que «es mejor escuchar las suaves palabras del sabio» (v. 17 rvc).

Las Escrituras nos exhortan a no ser sabios en nuestra propia opinión ni soberbios (Proverbios 3:7; Isaías 5:21; Romanos 12:16). En otras palabras, ¡no debemos creer que tenemos todas las respuestas! Proverbios 19:20 aconseja: «Escucha el consejo, y recibe la corrección, para que seas sabio en tu vejez». Ya sea que se trate de un amigo, un cónyuge, un pastor o un compañero de trabajo, Dios puede utilizar a otros para enseñarnos más de su sabiduría.

«En el corazón del prudente reposa la sabiduría», declara también Proverbios (14:33).

Una manera de incorporar las verdades del Espíritu es descubrir cómo escuchar a los demás y aprender de ellos.

Oremos:
"Señor, gracias por tu Palabra que me enseña a amarte a ti y a los demás, y por las personas que has colocado en mi vida para recordarme tus verdades, Amen"

La sabiduría verdadera empieza y termina en Dios.

* * *
Hno. Ben Ayala

No hay comentarios:

Publicar un comentario