viernes, 31 de marzo de 2017

La oración personal : Sugerencias

Apotacion de: Ben Ayala

¿De qué hablas con Dios? 

¿Siempre y sólo de ti mismo, 
de tus problemas y de tus necesidades? 

Pues entonces, lo que haces es presentarle a Dios tu egoísmo.

Aprendamos de Jesús:

«Yo te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y prudentes y se las has dado a conocer a los sencillos. Sí, Padre, así te ha parecido bien» (Lc 10,21).

Jesús comienza admirando lo bien que hace las cosas el Padre, y alabándolo por ello.  

Si quieres parecerte a El, antes de pedir, comienza recordando lo que ya te han dado

Sobre todo recuerda la maravilla de conocer a Dios, su grandeza, su sabiduría, su amor.

Y, si Dios hace tan bien las cosas, pues ¡que las siga haciendo a su modo!: «Padre mío, si es posible, que pase de mí este cáliz, pero no sea como yo quiero, sino como quieras tú» (Mt 26,39).

Así oró Jesús y así nos enseñó a orar en la primera parte del Padrenuestro. Procura que tu oración sea siempre así: alabanza a Dios y sumisión convencida a su voluntad. 

Si lo haces así, tu vida será siempre alegre, nada te quitará la paz. 

Porque, pase lo que pase, siempre podrás decir con el famoso poeta Maitena Bundarena: «Todo lo que sucede es adorable».


jueves, 30 de marzo de 2017

Oración a Dios en un mundo de increencia.


Aportacion de: Ben Ayala

Padre, muéstrate a los hombres de hoy tal como eres: 

  • el Dios omnipotente que crea y gobierna todas las cosas, 
  • el Dios de la gracia que salva, 
  • el Dios misericordioso que perdona.

Has enviado a Jesús, tu Hijo unigénito para que revelara los secretos de tu nombre: sigue enviando testigos y profetas para que el mundo de hoy reciba el anuncio de que eres Padre y cuidas de todos tus hijos.

  • Libra a nuestra sociedad del orgullo, del materialismo y de la violencia. 
  • Destruye todos nuestros ídolos. 
  • Abre los corazones de todos a la fe, la esperanza y la caridad.

Inspira en el corazón de los jóvenes la nostalgia de ti, haz que experimenten la alegría de ser tus hijos y sientan la urgencia de darlo a conocer a todos.

  • Danos a tus hijos entrañas de misericordia ante toda miseria humana. 
  • Inspíranos el gesto y la palabra oportuna ante el hermano solo y desamparado. 
  • Ayúdanos a mostrarnos disponibles ante quien se siente explotado, desorientado o deprimido.

Que tu Iglesia, Padre, sea un recinto de verdad y de amor, de libertad, de justicia y de paz, para que todos encuentren en ella un motivo para seguir esperando, en nombre de Jesús oramos...Amén.



miércoles, 29 de marzo de 2017

Nada ni nadie podrán torcer los designios que el Señor tiene sobre ti.


Aportacion de: Ben Ayala

El Señor le dijo: Ten ánimo, Pablo, pues como has testificado de mí en Jerusalén, así es necesario que testifiques también en Roma.
Hechos 23:11.


¿Eres tú uno de los testigos del Señor y te ves ahora en peligro? Acuérdate de que eres inmortal hasta que termine tu trabajo. Si el Señor quiere que sigas todavía dando testimonio de Él, vivirás para darlo. ¿Quién podrá quebrar el vaso que el Señor quiere utilizar?


Si tu Maestro no te confía trabajo alguno, no te lamentes de que te lleve a su morada adonde no llegarán los dardos de tus enemigos. Tu principal negocio es dar testimonio de Jesús, y nadie podrá impedirte esta empresa hasta que esté terminada. Por tanto, vive tranquilo.

La vil calumnia, la falsedad, el abandono de los amigos, la traición de aquellos en quienes has confiado, todo lo que pudiera acontecerte, jamás podrán torcer los designios que el Señor tiene sobre ti. El Señor te ampara en la noche de tu aflicción y te dice: «Así es menester que testifiques».

  • Cálmate y regocíjate en el Señor. 
Si no necesitas ahora de esta promesa, tal vez la necesitarás mañana. Guárdala como un tesoro. 

Acuérdate de orar por los misioneros y por los perseguidos para que el Señor los guarde hasta que terminen su trabajo en esta vida.

Hoy estoy seguro de que él me abrirá nuevas puertas para ministrar y cuando él las abra, yo entraré con confianza y seguridad.

Hermanos, Hermanas... oremos:

"Señor, Gracias por ayudarme a ver la vida de otra manera y estar seguro de que mientras tenga vida, tú me abrirás nuevas puertas, en el nombre Jesus ...Amén."


sábado, 25 de marzo de 2017

Tienen Los cristianos la libertad para orar en cualquier forma que elijan ?

Aportacion de: Ben Ayala

Es posible recibir respuestas afirmativas a oraciones más a menudo, pero para hacerlo, los cristianos debemos orar conforme a la voluntad de Dios.

Un pastor dijo: “Para que la oración sea contestada afirmativamente, la gente debe orar en conformidad con la voluntad de Dios”.

Un gran ejemplo es la oración que el mismo Jesús hace en el Jardín de Getsemaní, en Mateo 26:39, en el que ora a Dios antes de su doloroso crucifixión: “Padre mío, si es posible, esta copa será tomada de mí. Pero no se haga lo que yo quiero, sino como quieres tú”.

  • Los cristianos tienen la libertad para orar en cualquier forma que elijan, pero deben asegurarse de agregar “hágase tu voluntad” para cada oración. Poner el asunto en manos de Dios y pedir voluntad perfecta.


La oración no es superar la resistencia de Dios; la oración no es que se haga nuestra voluntad en el cielo, es que se cumpla la voluntad de Dios en la tierra. Junto con seguir la voluntad de Dios, otra manera de tener nuestra oración contestada afirmativamente es confesar nuestros pecados, practicar el perdón, y evitar la tentación.

“Si usted piensa que no necesita perdón, entonces usted no pasa mucho tiempo en la presencia de Dios. Creo que la persona que realmente está creciendo espiritualmente será plenamente consciente de que su vida espiritual puede presentar deficiencias. El perdón es también importante porque nos permite avanzar hacia adelante e implicarnos más en la voluntad de Dios.

Los cristianos debemos dar gracias a Dios por contestar nuestras oraciones, y tambien por no complacer lo que no es parte de su voluntad.

Que hermoso es decir: “Dios prevalecerá sobre mis oraciones, porque yo he orado fervientemente, creyendo que se hará la voluntad de Dios”.

* * * *

miércoles, 22 de marzo de 2017

Cristianos y las fiestas mundanas.



Aportacion de: Ben Ayala
Una joven cristiana le pidió a su papá la llevara a una fiesta mundana. El padre que también era cristiano, se negó. Pero ante la insistencia de su hija que la llevara, que no iba a bailar, sólo iba a ver, aquel hombre accedió. 

En el camino al centro de fiestas, el padre le dijo a su hija, que llevaba un hermoso vestido blanco: Pasemos antes a la mina donde trabajo.Necesito recoger algo.¨ Pero papá replicó la muchacha, me voy a ensuciar mi vestido blanco¨.

¨Nó! contestó su padre, sólo vas a ver, no toques nada. Entraron a la mina, y al salir, el vestido blanco, hermoso de aquella señorita, estaba sucio, manchado por el polvo del carbón en la mina.


¨Papá, mi vestido está sucio lleno de carbón, pero si no toqué nada¨, exclamó angustiada la joven.¨Así, igual, le dijo el papá, en la fiesta del mundo te vas a ensuciar tu testimonio, tu vida cristiana, por el ambiente de pecado, aunque sólo estés viendo.

Juan 15:19 Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.



1 Juan 2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.


sábado, 11 de marzo de 2017

"¿Es la salvación por fe solamente, o por fe mas obras?"

Esta es tal vez la pregunta más importante en toda la Teología Cristiana. Esta pregunta es la razón de la Reforma – la división entre la iglesia Protestante y la iglesia Católica.

Esta pregunta es una diferencia clave entre el Cristianismo Bíblico y la mayoría de las sectas que profesan ser “Cristianas”. ¿Es la salvación por fe solamente, o por fe más las obras? ¿Soy salvo solamente creyendo en Jesús, o tengo que creer en Jesús y hacer ciertas cosas?

El asunto de la fe sola o de la fe más obras, se ha hecho difícil a causa de algunos pasajes de la Biblia difíciles de conciliar.

Compare Romanos 3:28, 5:1 y Gálatas 3:24 con Santiago 2:24. Algunos ven una diferencia entre Pablo (la salvación es por fe solamente) y Santiago (la salvación es por fe más obras). En realidad, Pablo y Santiago no discrepan del todo. El único punto de disconformidad que algunas personas demandan, es sobre la relación entre la fe y las obras. Pablo dogmáticamente dice que la justificación es por fe solamente (Efesios 2:8-9) mientras Santiago parece estar diciendo que la justificación es por fe más obras. Este aparente problema es resuelto exactamente al examinar de qué estaba hablando Santiago.

Santiago refutaba la creencia de que una persona pudiera tener fe sin producir ninguna buena obra (Santiago 2:17.18). Santiago enfatiza el punto de que la fe genuina en Cristo va a producir una vida cambiada y buenas obras (Santiago 2:20-26). Santiago no está diciendo que la justificación es por fe más obras, sino que más bien una persona verdaderamente justificada por fe va a tener buenas obras en su vida. Si una persona demanda ser un creyente, pero no tiene buenas obras en su vida – entonces es probable que no tenga una fe genuina en Cristo (Santiago 2:14, 17, 20, 26).

Pablo dice lo mismo en sus escritos. Los buenos frutos que los creyentes deberían tener en su vida, están listados en Gálatas 5:22-23. Inmediatamente después de decirnos que somos salvos por fe y no por obras (Efesios 2:8-9), Pablo nos informa que fuimos creados para hacer buenas obras (Efesios 2:10). Tanto Pablo como Santiago esperan nada menos que una vida cambiada, “¡De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas!” (2ª Corintios 5:17) Santiago y Pablo no discrepan en su enseñanza sobre la salvación. Ellos se acercan al mismo asunto desde diferentes perspectivas. Pablo simplemente enfatizó que la justificación es solamente por fe, mientras Santiago pone énfasis en el hecho de que la fe en Cristo produce buenas obras.

_______________________________________________________________

Follow on Facebook TBM-Missions: https://www.facebook.com/roberto.bonillacea
Sitio Web Dedicado a Video: TBM-Missions TV

viernes, 10 de marzo de 2017

"¿Que, el bautismo es necesario para la salvación?"

Resultado de imagen para "¿Que, el bautismo es necesario para la salvación?"
Respuesta: Como con cualquier verso o pasaje aislado, discernimos lo que enseña, primeramente filtrándolo a través de lo que ya conocemos que enseña el resto de la Biblia sobre el tema a tratar. En el caso del bautismo y la salvación, la Biblia es clara en que la salvación es por gracia, a través de la fe en Jesucristo, no por obras de ninguna clase, incluyendo el bautismo (Efesios 2:8-9). Por tanto, cualquier interpretación que llegue a la conclusión de que el bautismo, o cualquier otra acción, es necesaria para la salvación, es una interpretación falsa. Para más información, favor de leer nuestra página web sobre ¿Es la salvación por fe solamente, o por fe más obras? 

Aquellos que creen que el bautismo es requisito para la salvación, son prontos para señalar 1 Pedro 3:21 como “prueba textual,” porque dice, “El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva” ¿Realmente estaba diciendo Pedro que el acto de ser bautizado es lo que nos salva? Si así lo hiciera, estaría contradiciendo muchos otros pasajes de la Escritura, que claramente muestran a gente siendo salvada (como se evidenció al haber recibido el Espíritu Santo) antes de ser bautizados, o sin haber sido bautizados del todo (como el ladrón en la cruz en Lucas 23:39-43). 

Un buen ejemplo de alguien que fue salvo antes de ser bautizado es Cornelio y su casa en Hechos 10. Sabemos que ellos fueron salvos antes de ser bautizados, porque ya habían recibido el Espíritu Santo como evidencia de su salvación (Romanos 8:9; Efesios 1:13; 1 Juan 3:24). La evidencia de su salvación fue la razón por la que Pedro les permitió que fueran bautizados. 

Incontables pasajes de la Escritura enseñan claramente que la salvación se efectúa cuando uno cree en el Evangelio, momento en el cual él o ella es sellado “En él (Cristo) también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa.” (Efesios 1:13).

Aunque afortunadamente, no tenemos que adivinar lo que Pedro quería decir en este verso, porque él lo aclara para nosotros con la frase “no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios.” Aunque Pedro está conectando el bautismo con la salvación, no es el acto de ser bautizado al que se está refiriendo (no quitando las inmundicias de la carne). El ser sumergido en el agua, no hace nada mas que limpiar la suciedad. A lo que Pedro se está refiriendo es a lo que representa el bautismo, que es lo que nos salva (una aspiración de buena conciencia hacia Dios, a través de la resurrección de Jesucristo.) En otras palabras, Pedro simplemente está conectando el bautismo con la fe. La parte de mojarse no es lo que salva; más bien es “la aspiración de una buena conciencia hacia Dios,” lo cual es representado por el bautismo, lo que nos salva. La aspiración hacia Dios siempre viene primero. Primero viene el creer y arrepentirse, luego el bautismo para identificarse públicamente con Cristo.

Una excelente explicación de este pasaje, es expuesta por el Dr. Kenneth Wuest, autor de Word Studies in the Greek New Testament. “Es claro que lo que está en la mente del apóstol es el bautismo en agua, no el bautismo por el Espíritu Santo, porque él habla de las aguas del diluvio que salvaron o guardaron a los que estaban dentro del arca, y en este verso, del bautismo que salva a los creyentes. Pero él dice que los salva solo como contraparte. 

Es decir, el bautismo en agua es la contraparte de la realidad de la salvación. Solo puede salvar como contraparte, no en realidad en sí mismo. Los sacrificios en el Antiguo Testamento, fueron contrapartes de la realidad, el Señor Jesucristo. Éstos realmente no salvaron al creyente, solo simbólicamente. No hay discusión aquí de que estos sacrificios son análogos al bautismo en agua cristiano. El autor simplemente está usándolos como una ilustración del uso de la palabra ‘contraparte.’

“Así que el bautismo en agua solo salva al creyente simbólicamente. El judío del Antiguo Testamento era salvado antes de llevar la ofrenda. Esa ofrenda era solo un testimonio externo de que él estaba poniendo su fe en el Cordero de Dios, del cual este sacrificio era un símbolo…… El bautismo en agua es el testimonio externo de la fe interior del creyente. La persona es salva en el momento en que pone su fe en el Señor Jesús. El bautismo en agua es el testimonio visible de su fe y la salvación que le fue dada en respuesta a esa fe. 

Pedro es cuidadoso de informar a sus lectores que él no está enseñando la regeneración bautismal, esto es, que una persona que se somete al bautismo es regenerada, porque él dice, “no quitando las inmundicias de la carne.” El bautismo, explica Pedro, no lava la suciedad de la carne, ya sea en sentido literal, como un baño para el cuerpo, o en sentido metafórico como una limpieza del alma. Ninguna ceremonia afecta realmente la conciencia. Sino que él define a lo que se refiere por salvación, en las palabras “la aspiración de una buena conciencia hacia Dios,” y explica cómo esto es realizado, es decir, “por la resurrección de Jesucristo,” en la que el creyente pecador es identificado con Él en esa resurrección.”

Parte de la confusión con este pasaje, viene del hecho que, en muchas maneras, el propósito del bautismo como una declaración pública de la fe de uno en Cristo y la identificación con Él, ha sido reemplazada por “tomar una decisión por Cristo” o “diciendo la oración del pecador.” El bautismo ha sido relegado a algo que es hecho posteriormente. 

Sin embargo para Pedro, o cualquier otro cristiano del primer siglo, la idea de que una persona confesara a Cristo como su Salvador y no fuera bautizada tan pronto como fuera posible, habría sido inaudita.

Por tanto, no es sorprendente que Pedro hubiera visto el bautismo tan estrechamente conectado con la salvación. Sin embargo, Pedro aclara en este verso, que no es el ritual en sí mismo lo que salva, sino el hecho de que estamos unidos con Cristo en Su resurrección a través e la fe, “la aspiración de una buena conciencia hacia Dios, por la resurrección de Jesucristo.” (1 Pedro 3:21).

Por tanto, el bautismo que Pedro dice que nos salva, es aquel que es precedido por la fe en el sacrificio propiciatorio de Cristo, que justifica al pecador impío (Romanos 3:25-26; 4:5). El bautismo es la señal exterior de lo que Dios ha hecho “por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.” (Tito 3:5).

________________________________________________________________
Follow on Facebook TBM-Missions: https://www.facebook.com/roberto.bonillacea
Sitio Web Dedicado a Video: TBM-Missions TV

jueves, 9 de marzo de 2017

"Libro de Gálatas" Estudio Biblíco

Autor: Gálatas 1:1 claramente identifica al apóstol Pablo como el escritor de esta epístola a los Gálatas.

Fecha de su Escritura: Dependiendo desde dónde fue enviado el libro de Gálatas y durante cuál viaje misionero de Pablo inició las iglesias en el área, el libro de Gálatas fue escrito en algún momento entre el año 48 y el 55 d.C.

Propósito de la Escritura: Las iglesias en Galacia estaban formadas en parte por judíos convertidos y en parte por gentiles convertidos, como era generalmente el caso. 

Pablo afirma su carácter apostólico y las doctrinas que él enseña, para confirmar a las iglesias de Galacia en la fe de Cristo, especialmente con respecto al importante punto de la justificación solo por fe. Aunque el tema es esencialmente el mismo que el discutido en la epístola a los Romanos, esto es, la justificación por fe únicamente; en esta epístola, sin embargo, la atención está particularmente dirigida al punto de que el hombre es justificado por la fe, sin las obras de la Ley de Moisés.

Gálatas no fue escrita como un ensayo de historia contemporánea. Era una protesta contra la corrupción del evangelio de Cristo. La verdad esencial de la justificación por fe en vez de por las obras de la ley, había sido oscurecida por la insistencia de los judaizantes de que los creyentes en Cristo debían guardar la ley si esperaban ser perfectos delante de Dios. 

Cuando Pablo supo que esta enseñanza había comenzado a penetrar en las iglesias gálatas y que los había alejado de su herencia de libertad, escribió la apasionada protesta contenida en esta epístola.

Versos Clave: Gálatas 2:16, “Sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado.”

Gálatas 2:20, “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.”

Gálatas 3:11, “Y que por la ley ninguno se justifica para con Dios, es evidente, porque: El justo por la fe vivirá.”

Gálatas 4:5-6, “para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. Y por cuanto sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo, el cual clama: ¡Abba, Padre!”

Gálatas 5:22-23, “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.”

Gálatas 6:7, “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.”

Breve Resumen: El resultado de la justificación por gracia a través de la fe es la libertad espiritual. Pablo hace un llamado a los gálatas a permanecer firmes en su libertad, y no estar nuevamente “sujetos al yugo de esclavitud (esto es, la ley mosaica)”

La libertad cristiana no es una excusa para gratificar la propia naturaleza carnal; más bien, es una oportunidad para amarnos unos a otros (Gálatas 5:13; 7:7-10). Tal libertad no nos excluye de las luchas de la vida.

De hecho, puede intensificar la batalla entre la carne y el Espíritu. Sin embargo, la carne (la naturaleza carnal) ya ha sido crucificada con Cristo (Gálatas 2:20); y como consecuencia, el Espíritu producirá su fruto, cosas tales como el amor, el gozo y la paz en la vida del creyente (Gálatas 5:22-23).

La carta a los Gálatas fue escrita en un espíritu de inspirada agitación. Para Pablo, el asunto no era si la persona era circuncidada, sino si se había convertido en “una nueva creación” (Gálatas 6:15). 

Si Pablo no hubiera tenido éxito en su argumento sobre la justificación por fe solamente, el cristianismo hubiera permanecido como una secta dentro del judaísmo, en vez de convertirse en la forma universal de salvación. 

Por lo tanto, Gálatas no es solo la epístola de Lutero; es la epístola de cada creyente que confiesa con Pablo: “Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.” (Gálatas 2:20).

Los libros de Santiago y Gálatas, ilustran dos aspectos del cristianismo, que desde el principio mismo parecen haber estado en conflicto, aunque en realidad ambos son suplementarios. Santiago insiste en la ética de Cristo, una demanda de que la fe prueba su existencia por sus frutos. 

Sin embargo Santiago, no menos que Pablo, enfatiza la necesidad de la transformación del individuo por la gracia de Dios (Santiago 1:18). Gálatas hace hincapié en la dinámica del Evangelio que produce la ética (Gálatas 3:13-14). 

Pablo no estaba menos preocupado que Santiago acerca de la vida ética (Gálatas 5:13). Como los dos lados de la moneda, estos dos aspectos de la verdad cristiana, deben siempre ir acompañados uno del otro.

Conexiones: A través de la epístola de Pablo a los Gálatas, la gracia salvadora – el don de Dios—está yuxtapuesto contra la ley de Moisés, la cual no salva. Los judaizantes, aquellos que regresarían a la ley mosaica como su fuente de justificación, eran prominentes en la iglesia primitiva, y aún temporalmente arrastraban a cristianos tan destacados como Pedro dentro de su red de engaño (Gálatas 2:11-13). 

Los primeros cristianos estaban tan apegados a la ley, que Pablo tenía que reiterarles continuamente que la verdad de la salvación por gracia no tenía nada que ver con la observancia de la ley. Los temas del Antiguo Testamento conectados con Gálatas, se centran alrededor de la ley vs. la gracia: la inhabilidad de la ley para justificar (2:16); la muerte del creyente a la ley (2:19); la justificación de Abraham por la fe (3:6); la ley no trae la salvación, sino la ira de Dios (3:10); el amor, y no las obras, es el cumplimiento de la ley (5:14).

Aplicación Práctica: Uno de los temas principales del libro de Gálatas, se encuentra en 3:11: “El justo por la fe vivirá.” No solo somos salvados por la fe (Juan 3:16; Efesios 2:8-9), sino que la vida del creyente en Cristo –día a día, momento a momento—es vivida por y a través de la fe. 

No que la fe sea algo que conjuremos sobre nosotros –sino que es un don de Dios, no de las obras– pero es nuestra responsabilidad y gozo (1) exhibir nuestra fe para que otros vean la obra de Cristo en nosotros, e (2) incrementar nuestra fe, por medio de la aplicación de las disciplinas espirituales (el estudio de la Biblia, la oración, y la obediencia).

Jesús dijo que seríamos conocidos por el fruto en nuestras vidas (Mateo 7:16), lo cual da evidencia de la fe dentro de nosotros. Todos los cristianos debemos ser diligentes en luchar por construir sobre la fe salvadora dentro de nosotros, para que nuestras vidas reflejen a Cristo y otros lo vean a Él en nosotros y “glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos” (Mateo 5:16).

___________________________________________
Follow on Facebook TBM-Missions: https://www.facebook.com/roberto.bonillacea
Sitio Web Dedicado a Video: TBM-Missions TV

jueves, 2 de marzo de 2017

La Cuaresma - Iglesia TBM-MISSIONS


Aportacion de: Ben Ayala
[Audio] Introducción [Audio]
~~~~~
~~~
~
El discurso con que Nuestro Señor inaugura su predicación, llamado Sermón de la montaña, empieza por la enunciación de las Bienaventuranzas. El Maestro enseña allí cómo debemos ser los cristianos. El Evangelio ha de sustituir el egoísmo por la caridad que santifica. La perfección no consiste tan sólo en la exactitud en el cumplimiento de todos nuestros deberes, sino en el amor que pongamos en nuestras obras, es decir, dependerá de la intención que tengamos al obrar. Jesús toma como ejemplo para explicárnoslo tres «obras de justicia», con lo cual entendemos, obras que «justifican» al hombre conforme al juicio de Dios: la limosna, la oración y el ayuno. El pueblo judío las observaba desde hacía siglos, y así pasaron con toda naturalidad a las costumbres del pueblo cristiano. Y cada año la Iglesia nos recuerda su obligatoriedad durante la Cuaresma.

Como señalamos anteriormente lo que califica una acción es la intención del agente y cabe señalar que Jesús nos enseña cuáles son las únicas disposiciones gratas a Dios: «...en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo escondido, te recompensará»

«Que tu limosna sea oculta. Ora a tu Padre, que está en lo secreto. Cuando ayunes... que no vean los hombres que ayunas, sino tu Padre , que está en lo secreto»

Podríamos preguntarnos si no debe ser nuestro cristianismo un testimonio; y a esto respondemos que vivir como cristianos es, en cualquier circunstancia, profesar nuestra fe. Y aunque esto no fuera un deber, el verdadero fiel necesitaría hacer compartir a los demás sus convicciones y entusiasmo. Es mejor que miremos a nuestro modelo: Jesús fue un silencioso.

Y para iluminar a los demás, Jesús no cuenta con nuestras ostentaciones sino con nuestra vida interior. El apostolado no es una actitud, sino una irradiación, la irradiación de una llamada interior.

No es necesario que hagamos ruido 
y que nos vean por todas partes, 
ni que se hable de nosotros. 

Allá donde Dios nos haya situado, en nuestro hogar, entre los múltiples trabajos cotidianos, en nuestro despacho, en el trabajo, en la cocina, en la «oscuridad» de nuestras jornadas, en lo secreto, como ya hemos escrito, podemos glorificar a Dios y servir a nuestros hermanos, lo cual es vivir como cristianos.

Continua con la Parte # 1: 
"Los Pilares de la Cuaresma: LIMOSNA" [Enlace]
Parte # 2:"Los Pilares de la Cuaresma: ORACION" [Enlace]
Parte # 3:"Los Pilares de la Cuaresma: AYUNO" [Enlace]
~~~~~
~~~
~

Pregunta, "QUE ES LA APOSTASIA?"

El Espíritu Santo ha revelado en los últimos tiempos se apartarán muchos de la fe personal en Jesucristo y de las verdades bíblicas.

2da. de Tesalonicenses 2:3 Dice lo siguiente: "Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición".

Y en Judas 3:4.- dice lo siguiente: "Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido dado una vez a los santos.

Porque alguno hombres han entrado encubiertamente, los que desde antes habían sido destinados para esta condenación, hombres impíos, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, y niegan a Dios el único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo". Aparecerán dentro de la iglesia ministros que tienen mucho talento y predican bajo "La unción" poderosa de Dios.

Alguno harán grandes proezas en nombre de Dios y predicarán con eficacia la verdad del evangelio; pero se apartarán de la fe y poco a poco se volverán a espíritus seductores y a doctrinas falsas.
Extraviarán a muchos debido a su anterior unción y celo por Dios.

Muchos creyentes se apartarán de la fe por haber dejado de amar la verdad: 2da. de Tesalonicenses 2:10.- "Y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuando no recibieron el amor de la verdad para ser salvos". También por haber dejado de resistir la tendencia pecaminosa de los últimos días: Mateo 24:5.- "Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán".

Y en Mateo 24:10-12.- "Muchos tropezaran entonces, y se entregarán unos a otros, y unos a otros se aborrecerán. Y muchos falsos profetas se levantarán y engañaran a muchos; y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará".

2da. Timoteo 3:2-3.- "Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperante, crueles, aborrecedores de lo bueno".

Así que en muchas iglesias muy pocos se opondrán al evangelio tergiversado de ministros y educadores transigentes: 2da. Timoteo 4:1.- "Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que jusgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino." 2da. timoteo 3:5.- "Que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita".

2da. Timoteo 4:3.-"Porque vendrá tiempo cuándo no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias. 2da. Corintios 11:13.- "Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo".

La popularidad de la enseñanza contraria a la bíblia será principalmente el resultado de que Satanás dirige sus endemoniados en una oposición más intensa a la obra de Dios.

Al Rapto de la iglesia la precederá una mayor dosis de satanismo, espiritismo, ocultismo, posesión de espíritus malos y engaño demoniaco en el mundo y dentro de la iglesia: Efesios 6:11-12.- "Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo.

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes". La protección del creyente contra semejante engaño se halla en la completa fidelidad a Dios y a su Palabra inspirada, y en el estar consciente de que las personas con mucho carisma y unción pueden ser engañdas y luego engañar a otros con su mezcla de verdad y error.

El creyente que tiene conciencia de esto debe tener también el deseo sincero de hacer la voluntad de Dios: Juan 7:17.- "el que quiera hacer la voluntad de Dios, conocerá si la doctrina es de Dios, o si yo hablo por mi propia cuenta". Y andar en justicia y en el temor de Dios: Salmo 25:4-5.- "Muestrame, oh Jehová, tus caminos.

Enséñame tus sendas. Encamínate en tu verdad, y enséñame, porque tu eres el Dios de mi salvación, en ti he esperado todo el día." Y en Salmo 25:12-15.- "Quien es el hombre que teme a Jehová? El le enseñará el camino que ha de escoger. Gozará él bienestar, y su descendencia heredará la tierra.

La comunión intima de Jehová es con los que temen. Y a ellos hará conocer su pacto. Mis ojos están siempre hacia Jehová, porque el sacará mis pies de la red". Los creyentes fieles no deben pensar que, ya que la apostasía se extiende dentro del cristianismo durante los últimos días, no pueden ocurrir el auténtico avivamiento ni que pueden tener éxito el evangelismo según el NT.

Dios ha prometido que en los últimos días salvará a todos los que invoquen su nombre y se separen de esa perversa generación (Hechos 2:16-21,33, 38-40; 3:19), y derramará su Espíritu sobre ellos.
SER EJEMPLO; Este es uno de los requisitos más importantes que se le exige a un dirigente de la iglesia. La palabra griega traducida "Ejemplo" es tipos, que significa "modelo", "imagen", "ideal", o "patron".

El pastor, por encima de todo, debe ser modelo de fidelidad, pureza y perseverancia en la vida piadosa. El cargo de Pastor, Presbítero o de supervisor pueden ocuparlo sólo aquellos quienes en la iglesia pueda decir: "Este dirigente ha llevado una vida piadosa digna de imitación".

La palabra apostasía aparece dos veces en el NT como sustantivo ( Hecho 21:21; 2da de Tesalonicenses 2:3) y aquí en Hebreos 3:12 como verbo (gr. afisteme, traducido "apartarse"). El vocablo griego se define como deserción, rebelión, abandono, retirada o separación de aquello a lo que se ha pertenecido antes.

Apostatar significa cortar la relación salvadora de uno con Cristo o apartarse de la unión vital con El y la verdadera fe en El.

Así que la apostasía personal es posible sólo para los que primero han tenido la experiencia de salvación , regeneración y renovación por medio del Espíritu Santo (Lucas 8:13; Hebreos 6:4-5); no es la simple negación de parte de los inconversos de la doctrina del Nuevo Testamento que observan en la iglesia visible. La apostasía puede abarcar dos aspectos separados pero relacionados entre si y son los siguientes:

a.- La apostasía Teológica: es decir, el rechazo de todas o algunas de las enseñanzas originales de Cristo y de los apóstoles: 1era. de Timoteo 4:1.-"Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios" 2da. de Timoteo 4:3.- "Porque vendrá tiempo cuándo no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oir, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias".

Juan 8:32 Reina-Valera 1960 (RVR1960) y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.