viernes, 30 de junio de 2017

Se puede hacer una diferencia.



Aportacion de : BENJAMIN AYALA

Mientras regresábamos a casa de unas vacaciones, el camino nos llevó por una parte desolada. Durante casi dos horas después del atardecer, condujimos a través de profundos cañones y mesetas desérticas. Apenas podían divisarse algunas luces de autos que perforaban la oscuridad. Finalmente, la luna salió en el horizonte; podíamos verla cuando el camino subía a las colinas, pero quedaba eclipsada mientras viajábamos por las tierras bajas. Mi hija comentó que le recordaba la presencia de Dios. Le pregunté si necesitaba verla para saber que Él estaba allí. Contestó: «No, pero sí que ayuda».

Después de la muerte de Moisés, Josué heredó el liderazgo de los israelitas y se le encomendó llevarlos a la tierra prometida. A pesar de esta comisión divina, Josué seguramente se sintió desafiado por semejante tarea, pero Dios le aseguró que estaría con él en esa odisea (Josué 1:9).

El camino de la vida suele pasar por territorio desconocido. A veces, no podemos ver claramente lo que tenemos por delante. El plan de Dios no siempre nos resulta evidente, pero Él prometió estar con nosotros «todos los días, hasta el fin del mundo» (Mateo 28:20). ¿Qué seguridad mayor podríamos desear? Aun cuando el camino esté oscuro, la Luz está con nosotros.

Señor, gracias por estar cerca de mí incluso cuando no puedo verte.

Dios está con nosotros 
aun cuando no podemos verlo.

..



martes, 27 de junio de 2017

Padre, dame sabiduría para orar por los demás.



Aportacion de BEN AYALA

La oración es una conversación con Dios, no una receta. Sin embargo, a veces, quizá tengamos que usar un «método» para vigorizar nuestro tiempo de oración. Podemos orar los Salmos o cualquier otro pasaje de la Escritura (como el Padrenuestro), o usar un método de pasos sencillos, como el de adoración, confesión, acción de gracias y súplica. Hace poco, descubrí esta «Oración de los cinco dedos» para usar como guía al orar por otros:

• Cuando entrecruzas las manos, el pulgar está más cerca de ti. Entonces, comienza orando por los que están más cerca: tus seres queridos (Filipenses 1:3-5).

• El índice es el que señala. Ora por los que enseñan: los maestros bíblicos y los predicadores, y aquellos que enseñan a los niños (1 Tesalonicenses 5:25).

• El próximo dedo es el mayor. Nos recuerda orar por aquellos que tienen autoridad: los líderes nacionales y locales, y tu supervisor en el trabajo (1 Timoteo 2:1-2).

• El cuarto dedo suele ser el más débil. Ora por los que están sufriendo o pasando dificultades (Santiago 5:13-16).

• Después, está el meñique. Te recuerda tu pequeñez en relación con la grandeza de Dios. Pídele al Señor que supla tus necesidades (Filipenses 4:6, 19).

No importa qué método uses, habla con tu Padre. Él quiere oír lo que hay en tu corazón.

Padre, dame sabiduría para orar por los demás.

Las palabras no son lo importante al orar, sino el estado del corazón.

 ___



























































































sábado, 17 de junio de 2017

¿Como es Dios? Estudio Biblíco (Parte 1)

¿Alguna vez te has preguntado cómo es Dios? Dios es tan grande y tan maravilloso que nunca podremos saber todo acerca de Él. 

Resultado de imagen para como es dios
Pero Dios nos ha dado un maravilloso libro que nos habla de Él ¿Cuál es ese libro? Es la Biblia, la Palabra de Dios.

La Biblia nos dice que Dios creó todas las cosas. Él hizo el sol y la luna. Hizo millones de estrellas que brillan en el cielo en la noche. Dios creó la tierra, los pájaros, los peces y todos los demás animales. Luego Dios creó al primer hombre y a la primera mujer.

¿Para qué nos creó Dios? Nosotros fuimos creados para amar a Dios y para ser amados por Él. Dios conoce y ama a cada uno de nosotros.

A Dios le complace mucho cuando queremos conocerlo y amarlo. Conocer y amar a Dios es lo mejor que podemos hacer en la vida. Esto nos hará realmente felices.

Aprenderemos cinco cosas importantes de nuestro maravilloso Dios quien nos ama mucho.

Hay sólo un Dios—el Dios verdadero y viviente. Él dijo: "Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí..." (Isaías 45:5).

Dios no es una "fuerza". Dios es un Dios vivo que conoce y ama a cada uno de nosotros. Dios se complace cuando nosotros deseamos conocerle. Por sobre todo, Dios quiere que nosotros le amemos con todo nuestro corazón.

Aunque Dios es Persona, Él no tiene un cuerpo como lo tenemos nosotros. Dios es Espíritu. No podemos ver a un espíritu. Cuando Dios nos hizo, Él nos dio un cuerpo. Él también nos dio un espíritu. Tu espíritu vive dentro de tu cuerpo. Otras personas pueden ver tu cuerpo, pero ellas no pueden ver tu espíritu.

Porque Dios es Espíritu, por ese motivo no podemos verle. Dios nos dice que no hagamos ninguna imagen para representarlo. Dios nos dice que no debemos adorar ninguna imagen. La Biblia dice:

"Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que le adoren" (Juan 4:24).

Aunque no podemos verle Dios es el único Dios verdadero y viviente. Él quiere que lo conozcamos. Cuando conocemos a Dios, le amaremos. Cuando le amamos desearemos obedecerle.

La gloria de Dios es tan esplendorosa que no podríamos mirarla. No podemos mirar el sol cuando brilla fuerte sobre un cielo despejado, porque nos lastima los ojos. Si fuéramos a mirar el sol por mucho tiempo, podríamos perder la vista.

La gloria de Dios es mucho más grande y más esplendorosa que la del sol. Por eso no podemos ver a Dios. Él dijo: “...porque no me verá hombre, y vivirá” (Exodo 33:20).

La Biblia nos habla acerca de un hombre llamado Moisés. Moisés fue un amigo especial de Dios. Muchas veces él habló con Dios y Dios también hablaba con él. Pero Moisés nunca vio a Dios.

Un día Moisés le pidió un favor especial a Dios. Le dijo: “Te ruego que me muestres tu gloria” (Exodo 33:18).

Dios le dijo a Moisés: “No puedes ver Mi rostro, porque ningún hombre puede verme y vivir. Pero te esconderé en la peña, y luego pasaré cerca de ti”.

Moisés subió a la montaña solo. Dios lo escondió en la hendidura de la peña (una abertura en la montaña). Luego Dios hizo que Su Gloria pasara cerca de Moisés. Él no vio a Dios, pero vio un poquito de la gloria de Dios y esto hizo que su rostro brillara como el sol.

Cuando Moisés bajó de la montaña, su rostro brillaba tanto que el pueblo tuvo miedo de él. Con razón Moisés y el pueblo dijeron: “¿Quién como tú, oh Señor... magnífico en santidad?” (Exodo 15:11).

Esto significa que Dios es puro y perfecto sin ningún pecado en absoluto. En la Biblia algunas veces la oscuridad representa el pecado. La Biblia dice de Dios: “Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas [pecado] en Él” (1 Juan 1:5).

Dios es todo luz y gloria.Dios es puro. Dios nunca peca. Dios siempre hace lo que es bueno y correcto. Nunca nada pecaminoso puede acercarse a la presencia de Dios. La Biblia dice: “Jehová nuestro Dios es santo” (Salmo 99:9).

Una vez Dios le habló a un profeta llamado Isaías en una visión. Una visión es como un sueño. Isaías vio una visión de Dios en Su trono. Alrededor del trono había muchos ángeles, adorando a Dios y diciendo:

“Santo, Santo, Santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su Gloria”
(Isaías 6:3).

Cuando Isaías vio esta visión de Dios tuvo miedo. La visión le mostraba que él era pecador y que Dios es santo.

Esto significa que Dios nos ama y quiere sólo lo mejor para nosotros. Aunque Él es el Rey del universo y tiene todo poder y gloria, Dios conoce y ama a cada uno de nosotros. Él te conoce a ti y te ama.

Quizás te preguntes: “¿Cómo puedo saber que Dios me ama?” Hay dos maneras para saber que Dios nos ama:

Sabemos que Dios nos ama porque Dios nos lo dice.

En Su Palabra Dios dice: “Con amor eterno te he amado” (Jeremías 31:3).
Sabemos que Dios nos ama porque envió a Su Hijo para tomar el castigo por nuestros pecados.

Dios demostró Su gran amor por nosotros al darnos a Su Hijo, el Señor Jesús, para morir en una cruz por nuestros pecados (las cosas malas que nosotros hemos dicho o hecho). La Biblia dice:

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

Tú puedes estar pensando: “¿Conoce Dios acerca de todas las cosas malas que yo he dicho y hecho?” Sí, Dios sabe todo acerca de ti, pero aun así El te ama con todo Su corazón. El te ama cada minuto de tu vida.

El Señor Jesús murió por mis pecados. Él murió por TUS pecados. Pero Él no se quedó muerto. Él resucitó de la tumba al tercer día. ¡Él es nuestro Salvador viviente! Dios quiere que tú creas en Él como Aquel que murió por tus pecados y resucitó para ser tu Salvador.

¿Sabes tú qué es lo que Dios más desea que tu hagas? ¡Él quiere que tú le ames con todo tu corazón!

A Él le complace cuando decidimos amarle con todo nuestro corazón. En la Biblia leemos que el rey David fue un gran hombre de Dios. Él dijo: “¡Te amo, oh Jehová!” Esto agradó a Dios mucho. Le agradará a Dios mucho si tú decides amarle como David le amó. Aquí hay una oración que te ayudará:

"Querido Dios, yo quiero amarte con todo mi corazón. Ayúdame a aprender más acerca de ti. Gracias por amarme tanto y por enviar a tu Hijo Jesús, para morir en una cruz por mis pecados".

_______________________________________________________________
Follow on Facebook TBM-Missions: https://www.facebook.com/roberto.bonillacea
Sitio Web Dedicado a Video: TBM-Missions TV