domingo, 8 de mayo de 2016

El amor de una madre por sus hijos.

Aportacion de: Ben Ayala
_____|_____
Cuando yo llego al día, o a las fechas cercanas, a la celebración del día de la Madre, recuerdo que no siempre fue fácil.


En ocasiones había tiempos difíciles en casa, los recursos del hogar escaseaban, la familia se diversificaba y con ello se suscitaban dificultades con los hijos e hijas.

Importantes decisiones fueron tomadas, sin considerar las opciones y los resultados a mediano y largo plazo, a pesar de todo, el amor de Madre es mucho más fuerte e impulsa a lograr los objetivos aun cuando se hagan sacrificios.
~~~~~~~~~~~~~
~~~~~~
Dios comparó su amor por su pueblo con el de una madre por sus hijos. 

Cuando Israel sintió que el Señor lo había abandonado durante el exilio, se quejó: «Me dejó el Señor, y el Señor se olvidó de mí» (Isaías 49:14). 

Pero Dios afirmó: «¿Se olvidará la mujer de lo que dio a luz, para dejar de compadecerse del hijo de su vientre? Aunque olvide ella, yo nunca me olvidaré de ti» (v. 15).

Cuando estamos angustiados o decepcionados, tal vez nos sintamos abandonados por la sociedad, la familia y los amigos, pero Dios no nos abandona. 

Las palabras del Señor son un gran aliento: «He aquí que en las palmas de las manos te tengo esculpida» (v. 16), con lo que indica cuánto sabe y nos protege. 

Aunque la gente nos dé la espalda, Dios nunca abandona a los suyos.

Señor, gracias por acompañarme siempre.

Hermanos y Hermanas en Cristo, recordemos que:
"Dios nunca se olvida de nosotros."
*****
***
*
Benditas sean todas las Madres !

No hay comentarios:

Publicar un comentario