viernes, 30 de octubre de 2015

Las Escrituras invitan a dar gracias y adorar alegremente a Dios.

Porque grande es el Señor, y digno de suprema alabanza.

Aportacion de: Benjamin Ayala
***
«La finalidad principal del ser humano es glorificar a Dios y disfrutar de Él para siempre».
Leer: Salmo 145:1-18 
Gran parte de las Escrituras invitan a dar gracias y adorar alegremente al Dios vivo. 
Cuando honramos al Señor, estamos celebrando que Él es la fuente de donde fluye toda bondad.

Cuando alabamos al Señor de corazón, experimentamos esa condición gozosa para la que fuimos creados. 
Tal como un hermoso atardecer o un pacífico paisaje pastoral apuntan a la majestad del Creador, así también la adoración profundiza nuestra comunión espiritual con Él. 
El salmista declaró: «Grande es el Señor, y digno de suprema alabanza […]. Cercano está el Señor a todos los que le invocan» (Salmo 145:3, 18).
****
Dios no necesita nuestra adoración, pero nosotros necesitamos adorarlo. 
Al disfrutar de su presencia, bebemos del gozo de su amor infinito y nos regocijamos en Aquel que vino para redimirnos y restaurarnos. «Me mostrarás la senda de la vida; en tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre», expresó el salmista (Salmo 16:11).
 
Hermanos, Hermanas; Oremos:
"Querido Señor, tú eres el Dios grande y poderoso, el Creador del universo. 
 Alabaré siempre tu nombre. 
No hay otro Dios aparte de ti, Amen"
***** 

La adoración es un corazón que rebosa 
de alabanza a Dios.
*****
Hno. Benjamin
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario